A un click de la EVE

Fotografiando el coro

Este jueves, día veinticuatro de julio, vuelve la EVE. Comenzará otro periplo, otra vorágine de idas y venidas, bromas y cantinelas, teatros y conciertos para la historia. Y, como cada vez, el ritual de fotografiar, de retenerlo todo en miríadas de imágenes, se repetirá sin descanso.

Click a click, encuadre a encuadre, la EVE irá avanzando. Y con ella su interminable registro. A veces, con cuidado, disfrutando del ruido del espejo de la réflex, del pestañeo en el visor. Otras, a la carrera, sin enfocar, sin pensar la luz, abandonándose a las estelas y las manchas borrosas, que también hablan.

Y, cada vez más, a golpe de móvil, como en la imagen que encabeza esta crónica. Era el concierto final del Paseo musical de este año y una mano emergía sobre las cabezas. Ante la belleza, ante el instante conmovedor, el ansia de retener, de registrar, de dar fe, de capturar.

De modo que aquí os esperamos, incansables escribas de la luz, para que nos mostréis de qué estaban hechos esos días de la EVE que aún no habéis estrenado. Disparad, disparad.