Tres letras

Arlanzón quedó atrás. Y ahora sus protagonistas desovillan los recuerdos de tantos días y noches de actividades y escenas irrepetibles. La música y las imágenes aún están frescas, se diría que a flor de piel, y vuelan de Facebook a Instagram, de Gmail a WhatsApp, y así, en sucesivas capas y niveles, forman una delgada película anti-olvido. Que dure.

Hoy, directamente estirpado de su muro de Facebook, publicamos el texto que gentilmente nos ha cedido Mario Asensio, uno de los alumnos que estuvo en la escuela de verano. Además, van acompañadas de las fotos de otro espontáneo colaborador, Miguel Gallego, que recogió con su cámara el último día de EVE y ha tenido la amabilidad de enviarlas a nuestra redacción ¡Gracias a ambos! Ahí van:

140806042535297721_600x423

EVE… Es oír estas tres letras y que te venga a la mente un conjunto de sensaciones, recuerdos y experiencias tan bonito, como difícil de ordenar. Quieres contarlo todo, pero no sabes por donde empezar. Piensas en los amigos, en los de siempre y en los nuevos que hayas podido conocer. Piensas en los buenos ratos que has compartido con ellos, haciendo música en los ratos libres, improvisando y juntándote con ellos a la hora de la siesta para mirar esos pasajes que no le salen a nadie, escuchando atento cómo lo hacen otros, jugando a la bandera, o simplemente tumbados en la hierba a media noche, hasta arriba de mantas, mirando las estrellas, y alucinando cada vez que pasa una fugaz. Y sabes que siempre estarán en un rincón especial de tu corazón.

Piensas también en los profes, bueno, en realidad son algo más que profesores, son parte de la familia, de la gran familia que forma Sirinx. Ellos nos han enseñado a amar la música desde pequeños, y a saber valorar las cosas que realmente merecen la pena. Disfrutan tanto o incluso más que nosotros cuando nos salpicamos en el río, o cuando viene supercorchea por la noche a pintarnos y a poner patas arriba las habitaciones.
Y es que en eso se basa la EVE, en disfrutar todos juntos, mayores y pequeños, de un bien tan preciado como es la música, que por suerte, conocemos bien de cerca.
Una vez más… Gracias Sirinx.

140806042843567165_600x400

Afinando la viola_600x400 140806042803241153_600x459

140806042727988435_600x400

140806042753427610_600x997