Recordando nuestra salida al León Felipe

Juan Francisco Vicente Becerro

La primavera apenas se insinuaba todavía aquel miércoles 16 de marzo, y las agrupaciones de 2º y 3º se encaminaban hacia el colegio León Felipe. Era la primera salida del curso y nuestros alumnos se echaron el instrumento al hombro y viajaron hasta el salmantino barrio de San José. La idea era llevar a otro lugar y a otros oídos la música que con tanto mimo preparamos en la escuela; y allí nos plantamos, dispuestos a darlo todo y a mostrar la magia de los instrumentos en directo.

Juan Francisco Vicente Becerro

Si un instrumento tocado al oído ya nos transmite lo indecible, imaginad lo que se produce cuando aprovechamos la sinergia que se crea al tocar música juntos. El espacio se llena de sonido, y las líneas de las voces crecen y se entreveran como las ramas de un árbol minucioso.

Juan Francisco Vicente Becerro

Como sabéis, en este barrio trastormesino de Salamanca, conviven familias de diferentes culturas, en general de condición humilde, lo que produjo intensas y divertidas anécdotas en el patio. Para el recuerdo, el momento en el que Roberto, a la dirección de la agrupación de guitarras, tomó la palabra y destacó la raíz popular de este instrumento.
Juan Francisco Vicente Becerro

Y, a lo largo de la mañana, las piezas y distintas orquestas fueron desfilando por las aulas y el escenario del colegio León Felipe, aprovechando cada ocasión para hacer una pausa y glosar este o aquel pasaje, esta u otra característica de los instrumentos reunidos. No dejamos de maravillarnos y congratularnos del aplomo con el que nuestros pequeños grandes músicos se desenvuelven ya en el escenario. ¡Merecidos aplausos!

Juan Francisco Vicente Becerro

Finalmente fueron las puras voces las que cerraron el concierto, poniendo en evidencia que con las manos en los bolsillos, sin nada más que el aire saliendo de nuestros pulmones, se puede llevar la música y las palabras allí donde queramos. Ese es el conmovedor poder de lo coral. ¡Todos a una!

Juan Francisco Vicente Becerro

Y así terminó nuestra primera salida de agrupaciones. Con la sensación de haber dejado flameando las humeantes estelas de la música aquel miércoles de marzo, en un colegio del barrio de San José.