El último concierto de primavera

Bea & Dimitri en el ciclo de Primavera (jun'16)

Amigos de Sirinx, los días de mayo y junio han discurrido plagados de eventos musicales, y daremos cumplida cuenta de ello a su debido tiempo en estas páginas. Pero ahora quiero empezar justo por el final, por el último concierto de esa serie de diez que han dado forma a otro Ciclo de Primavera; Beatriz -nuestra profesora de chelo- y el guitarrista holandés, Dimitri van Halderen -profesor de cámara del conservatorio superior-, ofrecieron el pasado sábado, 18 de junio, uno de los conciertos más delicados, personales y sorprendentes que se recuerdan entre las paredes de la escuela.

Me costaría creer que alguna de las obras con las que nos obsequiaron -de Sauguet, de Bogdanovic, de Goss y de Lucky-, haya sido antes tocada en nuestros treinta y un años de clases, audiciones y conciertos mil. La música llegó a nuestros oídos como recién creada, viva y como desperezándose a cada compás, despertada de su callado sueño entre papeles y silencio, y haciéndonos cómplices a los asistentes de esa rara -por inusual- contemplación de una auténtica génesis sonora. Se reverenció a Bach, a los bosques, al otoño, a las nieblas, a los duendes y amaneceres, y no dejaron ambos músicos, en ningún momento, de respirar y de avanzar juntos, dándonos una justa lección de lo que supone tocar en dúo.

Había muchos músicos entre el público, muchos compañeros y alumnos; y todos acabamos con una sonrisa, con el gozo que nos llevamos puesto esa noche, en la que músicas aún no oídas se quedaron danzando en nuestro interior, y salimos a la calle renovados ¡gracias, Bea! ¡Gracias, Dimitri! Volveremos a escucharos…

El programa de esa tarde fue: Revérénce à J. S. Bach (H. Sauguet) / Rainforest canticles (D. Bogdanovic) / The autumn song (S. Goss) / Duo concertante (S. Lucky)