cello

Mañana en el colegio

Mostrar una caña alejada de su cuerpo de ébano, desabrochar las finas crines del arco o sostener el instrumento para su sola contemplación, son gestos atípicos para un músico. Al menos, sobre el escenario. Y cuando sucede, la audiencia se muestra receptiva, y el silencio es diferente. Así sucedió en nuestra salida al colegio salmantino de las Jesuitinas.

los CONCIERTOS de PRIMAVERA

La primavera en la escuela es sinónimo de conciertos, muchos conciertos; a la vez que los días se alargan y las temperaturas son más templadas, los músicos de los cursos altos se van preparando para lanzarse al escenario, y ofrecernos su primer gran recital. La idea es alejarse del formato breve de las audiciones de turno, y poder sumergirse durante un buen rato en las profundidades de la música preparada durante el año. Un regalo para todos y un gusto poder disfrutar de un repertorio mimado y cuidado, que cada cual ofrece según su idiosincrasia y personalidad, y cuyos matices nos da tiempo a todos, músicos y oyentes, a percibir sin prisas ni exigencias. Puro deleite. Sin más. Lo que decía, un regalo.